¿Por qué es tan importante el packaging?

Hoy ya nadie pone en duda la importancia de esta disciplina fascinante. Por ello no sorprende el por qué las empresas suelen prestar tanta atención al packaging, al que consideran con toda razón una poderosa carta de presentación ante el potencial comprador. No existe empaque que no pretenda llamar la atención, un tema en el que existen ciertamente miles de ejemplos de éxito no sólo a nivel nacional, sino internacional.

La manera en que se presenta un producto en el mercado determina una gran parte de su éxito. Es fundamental para conectar con el consumidor y para presentarse como la solución a sus problemas y necesidades.

En el diseño de un packaging atractivo entra en juego no sólo la parte funcional y productiva, sino también la creatividad y el ingenio, que al final es lo que marca la diferencia. 

Un buen empaque llega al corazón del producto descubre su razón de ser y comunica creativamente. Un buen empaque tiene personalidad. El producto debe identificarse como una unidad que ofrece beneficios al consumidor. Todo esto hace necesario la definición de los conceptos básicos del diseño, para que a través de éstos, se obtenga una ambientación definida o una mejora en la funcionalidad del producto por medio del empaque.